"Los datos no hablan si no se les interroga, y la sala de interrogatorios es el modelo matemático"

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Alan Perelson, científico del Laboratorio Nacional de Los Álamos, ha sido pionero y mentor en utilizar las matemáticas para entender las infecciones virales. Por la relevancia de su trabajo, científicos de los cinco continentes se reunieron en Santa Fe (EEUU) para homenajear la trayectoria del científico, en especial en la llamada guerra contra el sida, por su 70 aniversario.

La revolución en el trabajo de Alan se produjo al cambiar la perspectiva de los estudios clínicos sobre el tratamiento de infecciones víricas: en lugar de analizar el resultado del tratamiento (positivo o negativo) se centró en los cambios observados. Con el objetivo de entender los cambios llegaron más modelos matemáticos, con sus ecuaciones diferenciales, sus ajustes, sus refinamientos y su complejidad. Y se empezó a hablar de machine learning y de Big Data para para dar respuesta a estos nuevos retos. Como ha apuntado Mario Castro, profesor titular de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) de la Universidad de Comillas y miembro fundador de la Asociación Madrileña de Complejidad (ComplejiMad): "Los datos no hablan si no se les interroga, y la sala de interrogatorios es el modelo matemático. Como en caso de la hepatitis C, las matemáticas afinan la pregunta, calibran la respuesta y abren nuevas rutas que explorar. Las matemáticas eliminan lo accesorio, cuantifican las tendencias y cualifican las opiniones. En definitiva, las matemáticas son beneficiosas para la salud."

Más información:
www.elpais.com

 

Fecha: 
07/07/2017