139 ESGI: Cinco días para cinco retos: las matemáticas resuelven problemas empresariales

Versión para impresiónEnviar a un amigo
● Estudiantes de grado, máster, doctorandos y postdoc relacionados con la
Matemática Industrial trabajarán junto con investigadores senior sobre soluciones,
plazo y coste; y, si es viable, se planteará una colaboración para desarrollarlas.
● Repsol y ArcelorMittal, entre las cinco empresas que buscarán mayor
competitividad utilizando tecnologías como el big data, el machine learning y la
MSO (Modelización, Simulación y Optimización).
● Peregrina Quintela, directora de ITMATI y presidenta de Math-in: “Las empresas
resuelven problemas estratégicos y amplían sus contactos; los investigadores
transfieren su conocimiento y abren nuevas líneas más pegadas a la realidad”.
 
Santiago de Compostela, viernes 6 de julio de 2018. – Las llamadas industrias 4.0 son
empresas que se encuentran inmersas en una transformación sin precedentes: combinar
la digitalización de todos sus procesos con el uso de algoritmos avanzados que les permita
identificar tendencias y comportamientos; tomar de decisiones más sólidas; optimizar
procesos; mejorar la calidad de sus productos; y reducir costes. Y todo gracias, en gran
parte, a los números. Para mostrar lo que el futuro de la investigación matemática puede
ofrecer al sector privado, el Instituto Tecnológico de Matemática Industrial (ITMATI), en
colaboración con la Red Española Matemática-Industria (math-in), organiza la 139ª
European Study Group with Industry (139 ESGI) en la que reta a empresas de sectores
punteros como el petroquímico, forestal, energético y siderúrgico a que planteen
problemas industriales, y un equipo de científicos y tecnólogos tendrá cinco días para
encontrar soluciones. El encuentro arranca el próximo lunes 9 de julio en Santiago de
Compostela y durará hasta el día 13.
 
NOTA DE PRENSA
 
Entre las empresas que estarán presentes este año se encuentran algunas bien conocidas,
como Repsol y ArcelorMittal, así como pymes de sectores emergentes, como EcoMT y
Biomasa Forestal. “Las primeras amplían su red de contactos, las segundas se dan a
conocer y todas reciben asesoramiento matemático para resolver necesidades
estratégicas”, cuenta Peregrina Quintela, directora de ITMATI y presidenta de Math-in. Si
finalmente, tras la semana de trabajo, se encuentra una solución, “se espera que sea la
semilla de una futura colaboración entre los equipos de investigación y el mundo de la
empresa”, explica Andrés Prieto, miembro del Comité Científico del evento e investigador
adscrito a ITMATI.
Los segundos protagonistas del evento son los equipos de investigadores que se
enfrentarán a los cinco retos. Estarán compuestos principalmente por estudiantes de
formación superior relacionados con las matemáticas, desde Grado hasta el doctorado y
postdoc, bajo la coordinación de un investigador senior. Destaca la presencia de los
estudiantes del proyecto europeo ROMSOC (siglas en inglés de Modelización, Simulación y
Optimización con Métodos de Reducción de Orden para Sistemas Acoplados), del
programa Marie Sklodoska-Curie Horizon 2020, para Doctorandos Europeos Industriales.
“Para los equipos de investigación ya consolidados les permite transferir el conocimiento
que ya tienen y renovar sus líneas de investigación a partir de las necesidades reales de la
sociedad; para los jóvenes científicos, este evento completa su curriculum con un perfil
muy valorado por las empresas”, añade Quintela.
Tras cinco días de trabajo individualizado y a puerta cerrada entre empresas y científicos,
cada una de los cinco corporaciones recibirá un informe con las conclusiones alcanzadas.
“Se les presentan posibles soluciones y vías de actuación. La mayoría de las veces se da la
solución al problema industrial, otras se le indica al interesado la dirección a seguir”,
cuenta Prieto.
 
Cálculos veloces
 
Durante la Segunda Guerra Mundial, la dificultad de desencriptar los mensajes que la
armada alemana cifraba con la famosa máquina Enigma era que la simulación numérica
para desentrañar su secreto llevaba demasiado tiempo. Tanto que, cuando se conseguía,
las pautas ya habían cambiado. Acelerar este tipo de procesos es lo que plantea Repsol en
uno de los retos que propone en el 139 ESGI. “Resolver problemas con mucho fundamento
físico –el tiempo atmosférico, por ejemplo-, representados mediante ecuaciones bastante
complicadas, requiere demasiado tiempo de maquina”, explica Ángel Rivero, científico
Sénior en el Centro de Tecnología Repsol.
Desde hace algo menos de un año, se está empezando a utilizar técnicas de deep learning
con el objetivo de alcanzar soluciones hibridas: “la manera típica es usar una red neuronal
como fuerza bruta y eso requiere también mucha carga computacional pero, si como
alternativa se combina el conocimiento de la dinámica del sistema físico - ecuaciones que
sabemos resolver- con la inteligencia artificial, esperamos que se pueda acelerar mucho el
calculo”, cuenta Rivero.
“La colaboración entre disciplinas y tecnologías aparentemente muy alejadas es cada vez
más necesaria en las cuestiones industriales, con las matemáticas como ciencia básica
común a todas”, resalta Marco Fontelos, profesor titular de la Universidad Autónoma de
Madrid e investigador en el CSIC, y coordinador académico de otro de los problemas que
propone Repsol. En cualquiera de los dos retos que plantea esta corporación, el resultado
que se espera de esta semana no es una solución numérica a un problema de cálculo
concreto sino estudiar distintas situaciones hipotéticas que pueden darse en el futuro y
anticiparnos a la solución. “Para eso es necesario el enfoque matemático”, concluye
Fontelos.
El ahorro, protagonista de las jornadas
Una causa común que parece motivar a las empresas participantes es reducir el gasto. No
solo el aumentar las ventas hace que los beneficios sean más jugosos, sino que el ahorro,
ya sea energético, en materias primas o en tiempo, aumenta el margen de ganancias al
tiempo que reduce el impacto de la industria en el ambiente.
La empresa EcoManagement Technology (EcoMT) se dedica a ofrecer soluciones basadas
en la tecnología para, entre otros, la gestión telemática de instalaciones industriales y la
optimización de su operación y mantenimiento, con el fin de aumentar su eficiencia
reduciendo gastos. Eso es precisamente lo que buscan en su problema planteado:
optimizar el consumo de un horno tipo industrial, que consume, además de energía,
hidrógeno y nitrógeno para mantener una atmósfera interior libre de oxígeno. El primer
paso que introdujeron fue la automatización de la recogida de datos del proceso, después
la introducción de sensores adicionales que permitieran elaborar un historial del
funcionamiento. Ahora quieren, mediante las matemáticas detrás del big data, “ofrecer a
los operarios de la supervisión un análisis en tiempo real, elaborado por la simulación
predictiva del proceso gracias a la multitud de datos recogidos por los sensores
permitiéndoles tomar decisiones que ahorren consumibles” según cuenta Anxo Feijóo,
coordinador empresarial del problema propuesto y director de EcoMT. “Durante el
estudio se fijará un objetivo de ahorro de energía y gases consumibles que esperemos que
pueda llegar al entorno del 10% combinando varias medidas a adoptar”, añade.
Una multinacional que plantea un caso similar es ArcelorMittal, productor del sector
siderúrgico. Los hornos altos, repartidos por sus 18 instalaciones industriales, son
estructuras de unos 40 metros de altura, en los que la grandeza de la construcción juega
un papel fundamental a la hora de fundir metales. Su objetivo es modelizar el diseño
termomecánico: tasas de dilatación de los materiales, temperaturas máximas soportadas…
con lo que conseguirían un nuevo diseño capaz de prolongar la vida útil de la instalación.
El problema es esencialmente matemático ya que, como en el caso anterior, se conocen las
variables que determinarán el modelo, pero falta encontrar la expresión que sea capaz de
relacionar todas ellas.
 
Internacional y selecto
 
Los ESGI son eventos itinerantes que se celebran de cinco a siete veces al año en distintas
ciudades europeas – como Oporto, Varsovia, Sofía, Utrecht, Manchester y Dublín- con una
duración de una semana. En España, se han celebrado anteriormente en Sevilla, Barcelona
y Santiago de Compostela, ciudad que acoge ahora por cuarta vez el evento. En todos los
casos, para celebrarse, necesitan de la autorización del Oxford Centre for Industrial and
Applied Mathematics (OCIAM, en sus siglas en inglés), perteneciente al Instituto de
Matemáticas de la Universidad de Oxford (Reino Unido), ciudad donde tuvo lugar el
primer ESGI en 1968. El criterio de concesión es la excelencia, no sólo de los grupos de
investigación matemática implicados en la búsqueda de soluciones, sino también de las
empresas que participan. Para ello, se realiza una convocatoria previa en la que cualquier
industria presente sus problemáticas, que en esta ocasión se cerró el 30 de junio de este
año.
 
El 139 ESGI está coorganizado por ITMATI, Math-in y la Acción COST MI-NET que también
cofinancian el evento, y cuenta además con la cofinanciación del Ministerio de Economía e
Industria y Competitividad a través de la Red Estratégica en Matemáticas y de la Red
Temática Matemática-Industria, de la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación
Universitaria de la Xunta de Galicia a través de la Red Tecnológica de Matemática
Industrial (Red TMATI) y del convenio que ITMATI tiene con esta Consellería" y del
proyecto ROMSOC, financiado dentro del Programa Marco de Investigación e Innovación
Horizonte 2020 de la Unión Europea,
 
Más información y programa:
● Página web del evento.
 
CONTACTO:
● DIVULGA
Tel. 91 742 42 18 / +34 610 90 82 24
Ignacio Fernández Bayo
ibayo@divulga.es
Elvira del Pozo
elviradelpozo@divulga.es
Javier Fuertes
javier@divulga.es
 
El Consorcio ITMATI
El Consorcio ITMATI, creado el 7 de febrero de 2013, ha supuesto un hito importante de agregación
de recursos entre las 3 universidades gallegas: Universidades de A Coruña (UDC), de Santiago de
Compostela (USC) y de Vigo (UVigo), para promover la transferencia de tecnología matemática y
dar respuestas eficaces y ágiles a las demandas de las empresas, de las industrias y de las
administraciones públicas. Su principal misión es contribuir al fortalecimiento y potenciación de la
competitividad en el entorno industrial y empresarial y apoyar la innovación en el sector
productivo, mediante el logro de la excelencia en la investigación y el desarrollo de tecnología
matemática avanzada orientada a la transferencia a la industria. ITMATI busca consolidar así el
camino conjunto que han recorrido, en los últimos treinta años y con gran éxito, los grupos de
investigación de las áreas de Matemática Aplicada, Estadística e Investigación Operativa, de las tres
universidades. De este modo, se afianza y potencia el polo de Matemática Industrial en Galicia como
un referente a nivel estatal e internacional, incrementando exponencialmente el impacto sobre las
empresas, lo que permite dar un salto cualitativo y cuantitativo medible en términos de inversión
empresarial en I+D+i.
 
math-in
La Red Española de Matemática-Industria (math-in) nace, como asociación privada sin ánimo de
lucro, el 30 de septiembre de 2011 con la firma de su Acta de Constitución en Santiago de
Compostela. En la actualidad la red la forman alrededor de cuarenta grupos de investigación
pertenecientes a una veintena de universidades y centros de investigación españoles diferentes;
todos ellos presentan su oferta y sus capacidades tecnológicas a través de la ventanilla única en
España que la red les ofrece.
Math-in centra su actividad en fomentar y llevar a cabo transferencia de tecnología matemática al
ámbito empresarial e industrial, propiciando de este modo, el aumento de la competitividad tanto
de los grupos de investigación involucrados como de la propia industria.
Fecha: 
09/07/2018